Síndrome FOMO: La sensación de perderse de algo

0
126
sindrome fomo

¿Alguna vez has sentido la sensación de que tus amigos o conocidos en las redes sociales tienen una vida más interesante que la tuya?, ¿Has sentido angustia a quedarte sin cobertura o sin baterías para seguir conectados?, ¿Revisas una y otra vez las redes sociales para que no te sientas fuera de lugar?.

Con la llegada de la tecnología, la manera de comunicarse y de relacionarse con otras persona ha cambiado de ser cara a cara a en línea. De esta manera la dependencia psicológica a estar siempre conectados, en línea podría provocar ansiedad cuando uno se siente desconectado, lo que lleva a un temor a perderse. A continuación te mostraremos más sobre este fenómeno.

¿Qué es el síndrome FOMO?

El autor Patrick J. McGinnis acuñó el término FOMO, cuando publicó un artículo de opinión en The Harbus en el 2004, a este se le llamó FOMO por su significado en inglés “Fear of Missing Out”, que es “Miedo a perderse”.

Este síndrome se entiende como una aprehensión generalizada de que otros pueden estar teniendo experiencias gratificantes de las cuales uno está ausente, FOMO se caracteriza por el deseo de estar continuamente conectado con lo que otros están haciendo. Asimismo, el miedo a perderse puede ser un estado de ansiedad creado por una preocupación compulsiva de que una persona puede perder una oportunidad de interacción social o una experiencia novedosa. 

Hay una gran cantidad de usuarios de las redes sociales en el mundo que lo padecen, siendo más los adultos jóvenes, lo que puede llevar a una dependencia a mantenerse siempre actualizados en las redes sociales. Según una encuesta, los hombres son más propensos a desarrollar dicho síndrome en comparación con las mujeres.

El Mundo digital y el FoMO

Hoy en día nos relacionamos tanto en el ámbito online como en el medio real. Con la popularización de las tecnologías de la información, y especialmente de las redes sociales, el medio digital se ha constituido como un nuevo espacio de interacción. En este nuevo mundo digital, el síndrome FOMO (fear of missing out), hace su aparición.  

Las redes sociales manifiestan una variedad de actividades que uno podría estar haciendo en el momento dando así la oportunidad de tener interacciones con otros. El problema surge cuando muchas veces se presentan más opciones de las que podemos abarcar y esto puede llevarnos a la percepción de que otros están teniendo mejores experiencias que nosotros. En este caso, se pierde la percepción real de quien somos y es la fantasía la que juega un papel determinante a la hora de interpretar lo que vemos por estos medios.

que significa fomo

El estar constantemente conectados todo el dia a nuestros smartphones, este sentimiento puede experimentarse no solo en varios momentos al día, sino con los diferentes grupos a los que pertenecemos. Esto nos puede conducir a que estemos siempre pendientes de las redes sociales y todo el mundo digital para poder destacarnos entre nuestros contactos y mostrar la gran vida social que tenemos.

También te puede interesar: “La falsa felicidad de las redes sociales, ¿Cómo afectan nuestra vida?”.

Causas del Síndrome FoMO

La causa de este fenómeno es estar continuamente conectados a la red y en general al mundo digital. Con las nuevas tecnologías este síndrome toma unas nuevas dimensiones que requieren el análisis de sociólogos, psicólogos e incluso médicos.

Por otro lado, el miedo a perderse se genera muchas veces por la inquietud, ansiedad, generados por pensamientos competitivos que experimenta placer o satisfacción la persona el estar constantemente conectado a la red. También puede ser una respuesta a un miedo consciente o inconsciente de envejecer o morir. 

De esta manera, los móviles y la instantaneidad de las redes sociales, han creado muchas dependencias e inconvenientes a nivel emocional de la persona en la que pasan por una sensación de alerta-miedo. El apego a las redes causa el Síndrome FOMO trae, muchos inconvenientes si no se tratan los orígenes de esos pensamientos y conductas para así darle un mejor uso a las redes sociales que sea realista y no irreales. 

Consecuencias del Síndrome FoMO

El mal uso de las redes sociales y la cantidad excesiva de información que se maneja en internet trae consecuencias a la vida de la persona. Entre ellas tenemos el malestar emocional que se origina por el revisar constantemente las redes sociales, tratando así de aliviar la ansiedad que ésta genera, pero realmente no lo hace. Esto también trae un déficit de satisfacción en necesidades psicológicas y una baja autoestima.  

En las investigaciones de Mylife.com, se publicó un estudio del Dr. Andy Przybylski en el que estudia a más de 2.000 adultos de Estados Unidos sobre su capacidad de desconectar de sus smartphones. Esto concluyó que el miedo a perderse tiene una mayor intensidad entre la gente joven y entre los hombres jóvenes en particular.

fomo mas ansiedad

La investigación sugiere que el síndrome FOMO puede llegar a provocar problemas en la salud mental de las personas, ya que puede producir depresión o ansiedad. Otros estudios anteriores, concluyen que los individuos que dan más valor a las redes sociales como parte de su desarrollo social, tienden a experimentar más el síndrome. 

La verdad es que por las redes sociales las personas intentan ser como quieren y no como realmente son, pudiendo llegar a percibir que la vida de los demás es mejor y que están exenta de problemas, siendo así mucho más interesante y emocionante que su vida.

¿Cómo manejar el Síndrome FOMO?

1.- Disminuir el ritmo de vida

Muchas veces llevamos vidas muy agitadas y por lo tanto el ritmo es más rápido del que es necesario o beneficioso para nuestra actividades. El sobrecargarse puede hacer que las personas generan mayor estrés y tengan mayor dependencia a las nuevas tecnologías por ello es necesario que se tome su tiempo para realizar cada una de sus tareas cotidianas como salir a caminar a un parque o ir al cine entre otros. También puede ser muy útil obtener el apoyo de las persona más cercanas. 

2.- Comprender entre lo bueno y lo malo

En el mundo digital debemos distinguir lo que es verdaderamente real e importante y necesario para nuestro bienestar. Para esto se debe discernir entre lo bueno y lo malo que nos ofrecen las redes sociales y el Internet ya que no todo lo que vemos es auténtico. Para esto es preciso eliminar las cosas que no contribuyen a tu tranquilidad.

Esto de alguna manera te dará más tiempo para dedicarte a aquellas cosas que te gustan y son más gratificantes que estar publicando en las redes o estar atenta de lo que otros hacen. Concéntrate en el tipo de cosas que mejoran tu calidad de vida no se trata de la cantidad de seguidores o de las fotos e historias de los demás sino de tu propia vida y experiencias.

3.- No te dejes llevar por los símbolos sino por tu experiencia

Siempre en las redes tendremos gente que admiramos y otros que incluso podemos envidiar. Esto se da cuando nos dejamos llevar por la fantástica vida de los demás. La envidia nos hace sentir resentimiento, frustración y si no reconocemos las oportunidades que tenemos en nuestra propia vida y no podremos crear nuevas experiencias que la mejoren por estar enfrascados en la vida de los demás.

Es recomendable que nos centramos en la experiencia real por ejemplo: los sentimientos de logro, conexiones, autoestima, libertad entre otros; todo esto está detrás de los símbolos que muchas veces lo percibimos como riqueza, matrimonio, belleza, un hogar lujoso entre otros. El poder distinguir lo que de verdad es satisfactorio y real de lo que puede proporcionarnos una sensación de placer temporal.

Realmente el placer puede ser maravilloso, pero el estar siempre preocupados y dependientes a él puede disminuir nuestra capacidad de experimentar el cumplimiento de  nuestras metas, sueños y así nutrir nuestra alma.

4.- Estar dispuestos a no tenerlo todo

No siempre podremos tener todo lo que deseamos incluso mucho de lo que queremos esta basado en necesidades ficticias, superficiales que realmente no necesitamos por ejemplo: el estar siempre conectados al móvil y a las redes sociales. Aceptar que no lo tenemos todo, que no necesitamos estar siempre conectados y que no siempre podremos complacer nuestros impulsos para la gratificación es más sabio para nuestra salud mental.

El hecho de no estar siempre online y de no tener la vida fantástica que vemos detrás de las fotos y el Internet no hace que tu vida carece de sentido. Es necesario priorizar las actividades que si te permiten crecer y que te enriquecen, teniendo en cuenta que al hacerlo se dejaran otras de lado. Por ello decidir qué actividades hacemos son mejores para nosotros y que realmente tienen un significado para nosotros.

5.- Practicar la atención plena en nuestra vida 

En lugar de perseguir lo que puede ser solo una ilusión de felicidad, podemos esforzarnos por obtener la satisfacción profunda de practicar la atención plena, es decir, estar atentos y presentes de nuestra vida. Tomar conciencia de quienes somos, que queremos, nuestras experiencias sin juzgar nuestro momento.

En lugar de buscar desesperadamente el reconocimiento por tus amigos o seguidores, cultiva el dominio de disfrutar de los placeres de la vida.

6.- Priorizar las relaciones sobre las adquisiciones

Hablando de nuestro bienestar, es necesario recalcar las relaciones de calidad que superan cualquier cantidad de posesiones y experiencias en todo momento incluso de lo que vemos en Internet.

No puedes cambiar nada que no aceptas

Invertir tiempo y energía en las relaciones con los otros de manera auténtica, real, cultivar las habilidades que requieren,  puede ser una de las mejores cosas que podemos hacer para lograr mayores niveles de satisfacción en nuestras vidas. De esta manera combatir la actividad y los pensamientos compulsivos que caracterizan el síndrome FOMO.

7.- No vivas para la foto sino para vivir y disfrutar el momento

Es importante detenerse y tomar un respiro del mundo virtual para poder disfrutar las experiencias placenteras en lugar de apresurarse en buscar emociones falsas o imaginarias. Tómese el tiempo para disfrutar a fondo los placeres sensoriales que entran en su campo de conciencia y cultive el arte de saborear los gustos, las vistas y otras sensaciones que encuentra en su vida diaria que no sea solo el mundo tecnológico.

8.- Cultivar una actitud positiva

En lugar de seguir un espejismo que creemos que nos cumplirán o llenará las carencias emocionales que tenemos es necesario poder cultivar valores, pensamientos y actitudes positivos que nos puedan nutrir. Al igual que practicar la gratitud para apreciar lo que tenemos en lugar de centrarnos en lo que nos falta o deseamos.

Asimismo, el síndrome FOMO es el miedo de no tener algo que es necesario para nuestro bienestar. Por ello las actitudes positivas y valores nos permite ver, apreciar las bendiciones que tenemos en nuestra vida ahora mismo, en este momento, donde la vida realmente está sucediendo y no a través de las redes sociales.

Conclusión:

El miedo a perderse puede traer consecuencias en nuestra salud mental especialmente, ocasionando una identidad social distorsionada en los jóvenes que actualmente viven inmersos en las nuevas tecnologías. Los pensamientos obsesivos y compulsivos de estar siempre conectados puede generar ansiedad, estrés incluso depresión en la persona. Por ello poder manejar el uso de las redes sociales, el Internet con las recomendaciones dadas es el inicio para poder combatir las conductas no saludables que emergen en el síndrome FOMO.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here