Síntomas que te alertan del trastorno de ansiedad

0
210

La mayoría de las personas experimentan sentimientos de ansiedad y es una parte normal de la vida. Sin embargo, cuando la persona regularmente siente niveles desproporcionados de ansiedad puede convertirse en un trastorno médico. Los trastornos de ansiedad son enfermedades que causan que las personas se sienten asustadas, angustiadas e incómodas sin ningún motivo aparente.

La OMS manifiesta que los trastornos de ansiedad afectan a más de 260 millones de personas en todo el mundo. Si no se tratan, estos trastornos pueden reducir la productividad y disminuir significativamente la calidad de vida de un individuo.

En este artículo, hablaremos acerca de los síntomas que te pueden alertar de padecer un trastorno de ansiedad, las complicaciones que pueden traer para tu vida y de qué manera lo puedes tratar.  

¿Qué es la ansiedad?

La Asociación Americana de psicología (APA) define la ansiedad como una emoción caracterizada por sentimientos de tensión, pensamientos preocupados y cambios físicos como el aumento de la presión arterial.

En un sentido más amplio, es una respuesta de anticipación involuntaria del organismo ante estímulos externos o internos que son percibidos por la persona como una amenaza o un peligro y están acompañados por síntomas fisiológicos, cognitivos y conductuales.

También puede ser un mecanismo defensivo, ya que nos mantienen alerta ante situaciones consideradas amenazantes.

¿Cuál es la función de la ansiedad?

La ansiedad tiene como función avisar, activar y movilizar al organismo frente a situaciones de riesgo reales o imaginarios, y que esté dispuesto para intervenir frente a los posibles riesgos de forma que no se produzcan consecuencias.

Dependiendo de la naturaleza de las amenazas la ansiedad nos preparará para:

  • Luchar, enfrentar o atacar el posible peligro o problema.
  • Huir del posible peligro o amenaza.
  • Evitar las situaciones aversivas o temidas.
  • Activar conductas de sumisión que neutralicen conductas hostiles de otros.
  • Buscar apoyo, elementos de seguridad y protección.
  • Proporcionarnos de las herramientas o conocimientos que permitan eludir los riesgos y/o acceder a nuestros objetivos.

Entonces, ¿la ansiedad es normal?

Si, es un mecanismo universal que se da en todas las personas, es adaptativo, normal, mejora el rendimiento, la capacidad de anticipación y respuesta. La ansiedad, como mecanismo adaptativo y no patológico es buena, funcional, normal y no representa ningún problema de salud. Por lo tanto sentir cierto grado de ansiedad es deseable para el buen manejo de las exigencias que surgen en el día a día.

trastorno de ansiedad

Sin embargo, cuando la ansiedad sobrepasa determinados límites esta se convierte en un problema de salud e impide el bienestar, e interfiere notablemente en todas las actividades de la persona.

¿Cuándo la ansiedad deja de ser natural y adaptativa?

Hay momentos en donde la ansiedad deja de ser un mecanismo o un estado emocional saludable y natural para ser un trastorno de ansiedad, que a su vez agrupa otra serie de patologías.

La ansiedad se convierte en patológica cuando  sobrepasa cierta intensidad o supera la capacidad adaptativa entre la persona y su entorno, es cuando la ansiedad deja de ser una reacción saludable y provoca un malestar significativo con síntomas físicos, psicológicos y conductuales.

En los Trastornos de Ansiedad habitualmente no existe un estímulo desencadenante real, sino que muchas veces la mente de la persona trae pensamientos o imágenes de forma inconsciente que le resulta amenazante y de esta manera se origina el cuadro sintomático de la ansiedad.

Estos pensamientos se pueden dar tras un acontecimiento estresante o experiencias traumáticas que hacen que la persona deje de estar tranquila y relajada para estar ansiosa.

¿Cómo se producen los trastornos de ansiedad?

Las investigaciones realizadas por el psicólogo clínico Jeff Szymanski plantean que la ansiedad puede ser ocasionada por la perfección. El tratar de ser un perfeccionista puede ser un fuerte  obstáculo, según cómo se canalice. Muchas personas luchan por alcanzar la perfección y esto lo que hace es desencadenar una serie se síntomas de los trastornos de ansiedad.

Cuando las personas no pueden tolerar cometer errores es cuando el perfeccionismo comienza a desviarse.  En su forma más severa, el perfeccionismo puede dejarlo incapaz de completar cualquier tarea por temor a cometer un error.

Asimismo existen otros factores que influyen en la aparición y mantenimiento de los trastornos de ansiedad tales  como:

Factores que lo predisponen:

  • Causas biológicos, algunos de ellos genéticos.
  • Elementos de la personalidad: Como los patrones de afrontamiento del estrés o estilo de vida.
  • Factores ambientales: Aprendizaje, contextos y apoyos sociales.

Factores que lo activa o lo desencadenan:

  • Situaciones o acontecimientos que son vividos como desbordantes de nuestros recursos.
  • Acontecimientos vitales de consecuencias graves o que exigen importantes esfuerzos adaptativos.
  • Obstáculos para conseguir logros o que limitan nuestra capacidad para alcanzarlos o mantenerlos.
  • Consumo de estimulantes u otras drogas.

Factores de mantenimiento, ligados a la gestión de la propia ansiedad

  • El miedo al miedo.
  • La pérdida de condiciones o facultades, por la propia ansiedad, que dificultan el afrontamiento de los problemas.
  • Soluciones intentadas que resultan contraproducentes.
  • La problematización de áreas inicialmente no conflictivas, como consecuencia de la propia ansiedad.
  • Afrontamiento insuficiente o erróneo de los problemas origen de la ansiedad.
  • El establecimiento de mecanismos fóbicos

Los problemas de ansiedad se producen, normalmente, por una combinación de alguno de estos factores durante un período de tiempo.

Síntomas que te alertan del trastorno de ansiedad

Las manifestaciones sintomatológicas de la ansiedad son muy variadas y pueden clasificarse en diferentes grupos:

1.- Físicos

  • Taquicardia, palpitaciones, opresión en el pecho.
  • Falta de aire, temblores, sudoración y boca seca.
  • Molestias digestivas, náuseas, vómitos, “nudo” en el estómago, alteraciones de la alimentación.
  • Micción frecuente y dolores de cabeza.
  • Tensión y rigidez muscular, cansancio, hormigueo, sensación de mareo e inestabilidad.

Si la activación neurofisiológica es muy alta pueden aparecer alteraciones del sueño, la alimentación y la respuesta sexual.

2.- Psicológicos

  • Inquietud y agobio
  • Sensación de amenaza o peligro, ganas de huir o atacar, inseguridad.
  • Temor a perder el control, recelos, sospechas, incertidumbre, dificultad para tomar decisiones. En casos más extremos, temor a la muerte, a la locura, o al suicidio.
  • Sensación de vacío, impresión de extrañeza o despersonalización.

angustia

3.- Conductuales

  • Estado de alerta e hipervigilancia, bloqueos.
  • Impulsividad, torpeza o dificultad para actuar.
  • Inquietud motora, dificultad para estarse quieto y en reposo.

Estos síntomas vienen acompañados de cambios en la expresividad corporal y el lenguaje corporal como: posturas cerradas, rigidez, movimientos torpes de manos y brazos tensión de las mandíbulas, cambios en la voz, expresión facial de asombro, duda o crispación, entre otros.

4.- Intelectuales o cognitivos

  • Dificultades de atención, concentración y memoria, aumento de los despiste.
  • Descuidos, preocupación excesiva, expectativas negativas, rumiación.
  • Pensamientos distorsionados e importunos.
  • Incremento de las dudas y la sensación de confusión.
  • Tendencia a recordar sobre todo cosas desagradables, sobrevalorar pequeños detalles desfavorables..
  • Abuso de la prevención y de la sospecha, interpretaciones inadecuadas, susceptibilidad, entre otros.

5.- Sociales:

  • Irritabilidad, dificultades para iniciar o seguir una conversación, en unos casos, y verborrea en otros.
  • Bloquearse o quedarse en blanco a la hora de preguntar o responder.
  • Dificultades para expresar las propias opiniones o hacer valer los propios derechos, temor excesivo a posibles conflictos, entre otros.

No todas las personas tienen los mismos síntomas, ni éstos la misma intensidad en todos los casos. Cada persona, según su predisposición biológica y/ o psicológica, se muestra más vulnerable o susceptible a unos u otros síntomas.

Conclusión

Los trastornos de ansiedad afectan a millones de personas en todo el mundo y muchas veces no sabemos reconocer lo síntomas para así buscar la ayuda adecuada. Muchas veces la ansiedad puede ser normal y adaptativa pero otras veces puede ser más intensa y si usted cree que padece de un trastorno de ansiedad, debe buscar información y tratamiento inmediatamente ya que de no tratarse pueden empeorar y afectar su salud física y mental.

Referencias bibliográficas

1.- Clínica de la Ansiedad. ¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad?.  Consultado el 26 de abril del 2019. Disponible en línea en: https://clinicadeansiedad.com/soluciones-y-recursos/preguntas-mas-frecuentes/cuales-son-los-sintomas-de-la-ansiedad/

2.-Harvard Health Publishing. University Trying to be perfect can cause anxiety. Consultado el 28 de Enero del 2016. Disponible en línea en:https://www.health.harvard.edu/mind-and-mood/trying-to-be-perfect-can-cause-anxiety

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here