Tartamudez: Trastorno de la comunicación que afecta la fluidez del habla

0
273
tartamudez

La tartamudez es un trastorno de la comunicación en donde el 5% de los niños pasan por un periodo de tartamudeo que dura entre seis meses o más.  En donde tres cuartas partes de estos se recuperan a finales de su infancia mientras el 1% lo sigue padeciendo en la adultez.

Los niños entre 1 año y medio a 5 años llegan a tartamudear, y repiten ciertas sílabas, palabras o frases, las prolongan o se detienen y no emiten determinados sonidos y sílabas. La tartamudez es una forma de disfluencia, una interrupción en la fluidez verbal. 

Para este tipo de trastorno no hay cura, sin embargo, existen tratamientos efectivos con la que los niños, adolescente y adultos pueden superarlo con el apoyo adecuado .

¿Qué es la tartamudez? 

La tartamudez o conocido también como disfemia es un trastorno de la comunicación que afecta la fluidez del habla. Se origina en la infancia en donde no existen problemas para la capacidad de hablar ni en las competencias de la persona sino en la marcha del habla. Del mismo modo, este problema no es ocasionado por enfermedades o problemas neurológicos ni déficits sensoriales o intelectuales.

Las personas que tartamudean son conscientes (no todas, cuando están muy pequeños no son totalmente conscientes de su condición) de su tartamudez y suelen dejar que la discapacidad determine la vocación que eligen, es más un proceso de aceptación pero no de desistir o resistir ya que esta condición no define ni limita a la persona.

La tartamudez afecta de tres a cuatro veces más a varones que a féminas. Estudios han demostrado que las personas que tartamudean son tan inteligentes y tan bien ajustadas como las que no lo hacen.

Esta afección se caracteriza por: 

  • Repetición de palabras completas, por ejemplo, “y, y, y luego me fui”
  • Reproducción de sonidos simples, por ejemplo, “cc-come hh-here”
  • Prolongación de sonidos, por ejemplo, “sssssssometimes I go out”
  • Bloqueo de sonidos, donde la boca está en posición, pero no sale sonido
  • Tensión facial: en los músculos alrededor de los ojos, nariz, labios o cuello
  • Movimientos extra del cuerpo, p. Ej., Estampar los pies, golpear los dedos
  • El patrón de respiración se puede interrumpir, por ejemplo, el niño puede contener la respiración mientras habla o tomar una respiración exagerada antes de hablar.

El tartamudeo trata más de una condición social ya que aparece solo con la presencia de un interlocutor, no existiendo en el habla subvocal ni cuando el sujeto está a solas. De este modo, puede observarse que existe un componente afectivo.

Los niños o incluso los adultos viven todas estas dificultades con un elevado nivel de ansiedad, debido a la captación de las dificultades como algo inadecuado y vergonzoso. Pueden surgir sentimientos de anormalidad o inferioridad. De hecho, en algunos casos puede causar un elevado nivel de retraimiento social e incluso la negativa a hablar.|

¿Qué causa el tartamudeo?

La causa de la tartamudez no se conoce, hay evidencia de que el trastorno tiene fuertes componentes genéticos y neurológicos. Por lo tanto algunas de sus posibles causas son:

Genética

La mayoría de los expertos coinciden en que el tartamudeo tiene un componente genético. El sesenta por ciento de todas las personas que tartamudean tienen un familiar cercano que también tartamudea.

Tartamudeo del desarrollo

Muchos niños pequeños pasan por un período de tartamudeo desde la edad de 18 meses hasta 2 años, a medida que mejoran sus habilidades del habla y del lenguaje. Esta forma de tartamudeo suele ser temporal.

Factores neurológicos

La investigación ha encontrado que las personas que tartamudean procesan el lenguaje de manera diferente a las personas sin el trastorno del habla. En algunos casos, parece haber un problema en la forma en que el lenguaje se transmite a través del cerebro. Los científicos no saben exactamente por qué ocurre esto. Aun se sigue investigando para así prevenir la tartamudez.

¿Cómo afecta el tartamudeo a las personas?

La tartamudez puede tener un impacto psicológico profundo, duradero en la persona que lo sufre. Muchas veces el tartamudeo puede ocasionar ansiedad dado a las repeticiones e interrupciones en el habla, de manera que se puede establecer un círculo vicioso entre la ansiedad y los problemas comunicativos. Se trata de un trastorno que puede provocar una grave afectación en la persona, en su desarrollo comunicacional y social.

En la mayoría de los casos, la tartamudez afecta al menos algunas actividades cotidianas. Las actividades específicas que puedan causar dificultad varían de persona en persona, y pueden ocurrir en actividades especificas como hablar por teléfono, o ante un grupo de personas.

Se puede dar también, que las personas que tartamudean eviten participar en actividades sea escolar, o de trabajo, ya que la persona se preocupa por la manera en que lo demás reacciones antes el tartamudeo. Por otro lado, otros pueden solo ocultarlo como fingir que han olvidado lo que querían decir o rehusándose a hablar.

Otros pueden descubrir que se les excluye de ciertas actividades debido a su tartamudez. Resulta claro que el impacto de la tartamudez en la vida diaria puede depender de la manera en que la persona y sus interlocutores reaccionen a este trastorno. Existen muchos factores que pueden influir en la persona que tartamudea como el estrés entre otros. Más los factores emocionales no son los causantes. 

Diagnóstico de la tartamudez 

Para poder identificar la tartamudez de una persona se debe observar las características del habla de la persona que tartamudea que no son tan fáciles de detectar para el oyente. Por lo tanto el diagnóstico se precisa por medio de un patólogo del habla y el lenguaje, también llamado en español logopeda, fonoaudiólogo, terapeuta del habla o foniatra.

tratamiento de la tartamudez

El tartamudeo debe distinguirse de las anomalías de la fluidez verbal normales que se producen frecuentemente en niños pequeños y que incluyen repeticiones de palabras enteras o de frases, frases incompletas, interjecciones, pausas injustificadas y observaciones entre paréntesis.

Por otro lado, no existe un factor definitivo que se pueda utilizar para predecir si el niño continuará tartamudeando. La combinación de estos factores puede ayudar al patólogo del habla y el lenguaje a determinar si es indicado el tratamiento.

¿Cómo se puede tratar la tartamudez?

La mayoría de los programas de tratamiento para las personas que tartamudean están diseñados para enseñar a la persona destrezas o comportamientos específicos que le ayuden a obtener una mejor comunicación oral.

Por ejemplo, muchos patólogos del habla y el lenguaje enseñan a las personas que tartamudean a controlar o vigilar el paso al que hablan. Además, podrían empezar a aprender a decir las palabras de una manera un poco más lenta y con menos tensión física.

Con el transcurso del tiempo, aprenden a expresarse con mayor facilidad y rapidez, en oraciones más largas y en situaciones más retadoras hasta poder hablar con facilidad y de manera natural. Del mismo modo, es necesario el apoyo de la familia de ser necesario acudir a un psicólogo para poder trabajar el afrontamiento del tartamudeo al mismo tiempo que la aceptación para así constantemente trabajar en su superación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here