Tengo VIH, ¿Se acabo mi vida?

0
1579
VIH

El VIH nos hace referencia a una dolorosa realidad en donde millones de personas de todo el mundo se ven afectadas, siendo uno de los más graves problemas de salud pública. Una persona que es diagnosticada con VIH en seguida tiene pensamientos de que me voy a morir, tengo sida y un sin fin de ideas que solo ocasionan que empeore su estabilidad emocional teniendo efectos en su salud física y emocional.

Una vez que estas pasando por este proceso surgen muchas dudas, preguntas y quizás la más fuerte sea enfrentar el estigma, el miedo, los prejuicios pero sabiendo que realmente el Virus de inmunodeficiencia humana es totalmente tratable una vez que se diagnostica a tiempo.

¿Qué es el VIH?

El VIH o Virus de la Inmunodeficiencia Humana es un retrovirus que ataca al sistema inmunitario de la persona infectada, el cual el sistema inmunitario es la defensa natural de nuestro cuerpo frente a los organismos infecciosos, como las bacterias, virus y hongos que pueden invadir el organismo. Las personas portadoras del VIH son conocidas como seropositivas, y pueden llegar a pasar hasta diez años sin síntomas evidentes.

Virus de la Inmunodeficiencia Humana

Por otro lado, el sida no es sinónimo del VIH. El sida se produce cuando el VIH gana la batalla al sistema inmune. La enfermedad, el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, debilita nuestro organismo y es letal sin tratamiento por eso la importancia de enseguida recibir el tratamiento una vez que es detectado. La persona no se muere por tener sida, sino de todas las enfermedades e infecciones que ahora tienen entrada libre en el organismo gracias a la progresiva acción del VIH.

Hacerse la prueba , el primer paso 

Muchas veces cuando estamos frente a la duda si nuestra ex pareja estuviera infectado o si en una cita casual de una noche no se protegió, quizás por descuido por ignorar la importancia de utilizar anticonceptivos de barrera como el condón, incluso es posible que se haya dado por sufrir una agresión sexual.

No es fácil dar el paso y realizarse la prueba hay todo un estigma con respecto al VIH/sida en donde temes hasta decirlo o ser detectados por la etiqueta y el qué dirán o por si es positivo, pasan por un proceso ansioso y de preocupación en donde lo único que puede aclarar y quitar la incertidumbre es la prueba. Es totalmente grave estos prejuicios ya que puede retrasar el tratamiento de este virus facilitando que se pueda llegar a contagiar a otras personas y hacer que el sujeto se sienta incapaz, inseguro y miedo.

¿Donde me puedo hacer la prueba?

El VIH no presenta síntomas, sino luego de muchos años, por lo tanto, la única manera de saber si alguien contrajo el virus es a través de una prueba. La prueba del VIH es un análisis de sangre que se detecta con la presencia de anticuerpos ante el virus.

El estudio de VIH es voluntario, confidencial y no requiere orden médica. En todos los hospitales públicos y centros de salud es gratuito. La  AIDS Healthcare Foundation (AHF), es una organización mundial que está presente en 41 países del mundo la cual, su misión es librar al mundo del SIDA, a través de una red de farmacias, tiendas de segunda mano contratos de atención médica y otras asociaciones estratégicas.

En AHF puedes hacerte la prueba en donde aplican la técnica elisa  y obtener los resultados en menos de 20 minutos, siendo totalmente gratuita consulta su página para saber si se encuentra en tu país y demás beneficios https://www.aidshealth.org/.

Período ventana

Existe un periodo de ventana que se debe tomar en cuenta en cuanto se acuda a realizar  la prueba ya que los anticuerpos tardan entre 3 y 4 semanas en ser detectados. Es decir que durante este tiempo, llamado “período ventana”, los análisis pueden resultar negativos aunque la persona tenga el virus. Por ello se recomienda esperar después de la última relación sexual  21 días depende de la prueba que se vaya a hacer.

 Diagnóstico y tratamiento el segundo paso 

Al momento de saber el resultado y si este es positivo puede ser uno de los momentos más difíciles, en la cual puede ser necesario acudir a orientación, dado a los diferentes reacciones. Lo más importante es que se reciba el apoyo emocional.

Gracias a los adelantos recientes en el acceso al tratamiento con antirretrovíricos, las personas con VIH pueden ahora vivir más tiempo y en mejor estado de salud. Además, se ha confirmado que el tratamiento con antirretrovíricos evita las transmisión del VIH. Iniciar el tratamiento antirretroviral inmediatamente después de diagnosticar la infección por VIH reduce un 57% el riesgo de desarrollar enfermedades graves o la muerte en los pacientes, sea cual sea su estado de salud en el momento del diagnóstico.

Asimismo, una vez que se ha diagnosticado al sujeto con el virus puede presentarse algún tipo de trastorno como el estrés agudo o incluso estrés postraumático, ya que se ven sometidos a diferentes dificultades entre ellas, el comunicar o hablar sobre lo que padecen con sus familiares, amigos o posibles parejas sexuales o pareja actual, por ello tienden a cerrarse en sí mismos  y no buscar ningún tipo de ayuda.

Efectos psicológicos del VIH

El VIH a pesar de no tener aún cura, tiene tratamientos antirretrovirales que han hecho que la enfermedad haya pasado de ser mortal en pocos años a poder controlarse y pasar a ser una enfermedad crónica. Sin embargo, el paciente con el VIH al descubrir que padece dicho virus origina diferentes cambios en el estilo de vida y en su vida misma, llegando a desencadenar depresión, ataques de pánico y ansiedad al conocer, saber que se tiene esta afección.

Del mismo modo, el paciente con VIH vive y afronta el rechazo, la discriminación de diversas maneras, por ello es importante las estrategias de afrontamiento a resolver los problemas o poder regular las emociones o evitar la posibilidad de ser rechazados.

efectos psicologicos del VIH

Esto hace que las personas muchas veces se sientan no tan buenos como otros o ser malas personas por tener VIH y sentimientos de vergüenza, culpa afectando directamente a su autoestima. Asimismo, se pueden mostrar distraídos, irritables, tener síntomas somáticos producidos por la ansiedad. Por la parte sexual la persona puede aislarse y evitar el acto tras saber que tiene el virus incluso teniendo pareja estable.

Todo esto puede ser nocivo ya que al aparecer este tipo de alteraciones afectiva hace que disminuya el tratamiento y se debilite el sistema inmune. También hay que tener en cuenta que el mantenimiento del tratamiento es imprescindible y de por vida, a pesar de que puede provocar efectos secundarios.

Realmente, ¿Se acabo mi vida?

Los pacientes con VIH pueden sentirse angustiados, preocupados y puede que al principio  estén enojados, desconcertados, asustados o avergonzados, pero, se sentirá mejor a medida que vaya pasando el tiempo. Contar con una buena red de apoyo y asesoramiento realmente ayuda. Hoy en día existen incluso medicamentos que pueden mantener a la persona sana y así evitar transmitir  el  VIH.

La realidad es que las personas que tienen VIH puede entablar relaciones, tener sexo y llevar vidas normales tomando algunas precauciones. Tener una infección por VIH u otra ETS no es algo vergonzoso ni indigno ni mucho menos significa que eres una persona mala.

Otro punto importante es la resiliencia en las personas con VIH cuando sentimos que todo se ha terminado y creemos no tener ningún tipo de esperanza surge esta gran virtud que hace que podamos enfrentar las adversidades y ser capaces de sobreponernos.

La infección por VIH no tiene cura, pero hoy más que nunca existen medicamentos que ayudan a los infectados a llevar vidas más prolongadas y más sanas. Los tratamientos para el VIH denominados antirretrovirales pueden atenuar el daño que causa el virus incluso la vida de la persona no acaba por presentar este virus.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here