Trombosis venosa profunda: ¿Cómo puedo detectarla a tiempo?

0
807

En la actualidad se ha estimado que la incidencia de la trombosis venosa profunda afecta alrededor de 2 casos por cada 1.000 habitantes al año, afectando a ambos sexos por igual, siendo lo mas preocupante de esta enfermedad, la postergación e inicio tardío del tratamiento medico, conllevando así, a que este cuadro clínico evolucione a una complicación conocida como “trombosis pulmonar” poniendo en mayor riesgo la vida de la persona.

Muchas veces, la trombosis venosa profunda cursa con una serie de sintomas que nos hace pensar, que existe un coagulo en alguna de las venas obstaculizando de esta manera el paso de flujo sanguíneo, por lo tanto, la TVP es una emergencia médica, que si está presente en la extremidad inferior hay un 3% de probabilidad de que sea letal para el individuo.​

Es por ello que en siguiente artículo de “Hoy aprendí” Conocerás con detalle cuales son los síntomas que te alertan de este padecimiento y como debes actuar ante ello.

¿Qué es la trombosis venosa profunda?

Este termino hace referencia a la presencia de un trombo, habitualmente compuesto por fibrina, plaquetas y hematíes, y la respuesta inflamatoria que le acompaña, en el interior de una vena.

En la mayoria de los casos, el trombo es lisado (destruido) o se disuelven espontáneamente en el torrente sanguíneo, produciéndose una recanalización y reendotelización de la vena, con el restablecimiento del flujo en unos 10 días. En el caso de trombos de gran tamaño se produce una destrucción permanente de las válvulas venosas, con lo que aparecerá el síndrome postrombótico y la insuficiencia venosa crónica.

tvp

¿Cuáles son las causas de la trombosis venosa profunda?

En 1856 Rudolph Virchow estableció las bases para entender la fisiopatología de
la trombosis venosa profunda, que consiste en tres sucesos, los cuales te describiremos a continuación:

  1. Estado de hipercoagulabilidad:

Se presenta con mayor frecuencia en cirugía ortopédica como artropatías de cadera y rodilla, en politraumatizados y fracturas de cadera. Se presenta por la activación de los factores de coagulación con una disminución de los niveles de antitrombina III y cambios en la actividad plaquetaria. La cirugía en hueso produce una liberación de tromboplastinas que también activan la cascada de coagulación.

2. LESIÓN ENDOTELIAL:

Se presenta por factores mecánicos transoperatorios.

3. ESTASIS VENOSA:

Ocurre por la posición forzada del miembro pélvico al luxar la cadera o en la hiperflexión de la rodilla en la técnica de colocación de un implante. También por el uso prolongado de un torniquete, el edema postoperatorio y la inmovilización prolongada. El ortopedista debe reconocer los diferentes esta

Los científicos piensan que estas tres circunstancias, aisladas o en asociación, intervienen en el desarrollo de un trombo.

¿Cuáles son los factores de riesgo que predisponen a una trombosis venosa profunda?

Varias condiciones médicas pueden conducir a la TVP, las cuales se pueden agrupar de la siguiente manera:

1. Hereditarios:

1) Resistencia a la proteína C activada (mutación del Factor V Leiden). El factor V
se activa normalmente pero es resistente a la degradación por la proteína C
activada, que regula el proceso de la coagulación.
2) Deficiencia de antitrombina III. Este factor ayuda a disminuir la actividad
del proceso de la coagulación inhibiendo los factores Xa, IXa, XIa, y trombina.
3) Deficiencia de proteína C: Ésta regula la velocidad de la cascada de coagulación al degradar los factores activados V y VIII.
4) Deficiencia de proteína S. Que es un cofactor junto con la proteína C.
5) Mutación de protrombina: Esta mutación produce un aumento de la
trombina circulante (Factor II activado), que aumenta el riesgo de coágulos
venosos.

2. Adquiridos:

1) Síndrome antifosfolípido (anticoagulante lupus y anticuerpos anticardiolipinas).
2) Coagulación intravascular diseminada.
3) Patologías mieloproliferativas.
4) Anticuerpos de factores de la coagulación.
5) Lupus eritematoso sistémico.

3. Otros factores asociados al riesgo de formación de coágulos:

1) Estasis venosa en pasajeros de vuelos transatlánticos.
2) Reposo prolongado en cama o postoperatorio.
3) Niveles elevados de homocisteína.
4) Obesidad.
5) Anticonceptivos orales o terapia hormonal.
6) Embarazo.
7) Cirugía.
8) Fibrilación auricular.
9) Cáncer. Principalmente leucemias, crecimiento del tumor, quimioterapia o radiación.

¿Cuáles son los sintomas de la trombosis venosa profunda?

La forma típica de presentación de la trombosis venos superficial y profunda es:

  • Tumefacción (edema)
  • dolor en la extremidad afectada
  • Acompañada de piel caliente, enrojecida, brillante
  • brusca aparición de venas dilatadas.

​Su presencia se demuestra sólo en el 20% de los casos en que se tiene la sospecha clínica de su existencia. Así pues la clínica sirve para sospecharla, pero siempre es necesario realizar una exploración por la imagen que la confirme y la evidencie (eco-doppler, flebografia).

¿Cómo se diagnostica la trombosis venosa profunda?

Para detectar y corroborar el diagnostico de esta enfermedad va a seguir los siguientes parámetros:

1. Examen físico:

Una vez que el paciente ingresa al área de emergencias, s examina el miembro afectado y se realizan las siguientes maniobras, que de resultar positivas presentando dolor, corroboraría el diagnostico:

  • Signo de Homans: Se realiza dorsiflexión del pie del lado afectado, lo cual provoca dolor en la pantorrilla posterior.
  • El signo de Olow: incluye el apretar la pantorrilla posterior en busca de dolor con la maniobra.
  • Signo de Pratt: aparecen venas en las piernas (centinela) en los dos tercios superiores del miembro inferior que este afectado.
  • El Signo de Peabody: Espasmo leve que aparece en los músculos de la pantorrilla al flexionar el pie del miembro afectado con la pierna levantada.

2. Examen de laboratorio:

Se emplea la realización del “DIMERO D”: Es un producto de la degradación de la fibrina, una indicación de que se está produciendo una trombosis en la pierna o en algún punto del cuerpo del sujeto, y que el coágulo fue disuelto por la plasmina. Un nivel bajo o negativo del dímero-D debe exhortar a otros posibles diagnósticos.

3. Imagenología:

Entre los estudios de imagen podemos mencionar la: pletismografía de impedancia, la ecografía Doppler, la ecografía de compresión de las venas de la pierna, junto con mediciones dúplex (para determinar el flujo de sangre), puede revelar un coágulo de sangre y su alcance (es decir, si está por debajo o por encima de la rodilla).

La ecografía doppler color, debido a su alta sensibilidad (100%), especificidad (62 a 83%) y reproducibilidad, ha sustituido venografía como la prueba más utilizada en la evaluación de la enfermedad. Esta prueba consiste en una imagen en modo B y el análisis del flujo Doppler.

trombosis venosa

¿Cuál es el tratamiento de la trombosis venosa profunda?

La mayoría de las trombosis venosas profundas, que se localizan en zonas distales de la extremidad, desaparecen sin dificultad, aunque pueden crecer y extenderse a zonas más proximales donde es más fácil que se fragmenten y embolicen en el pulmón.

Cuando se diagnostica una trombosis venosa profunda, cualquiera que sea su localización, debe tratarse primero con heparina, durante un mínimo de 5 días (por vía endovenosa o, lo más habitual, por vía subcutánea) y luego puede o bien prolongarse este tratamiento o bien administrarse anticoagulantes orales por un período variable. Es por ello que l tratamiento se va a emplear de la siguiente manera:

1. Hospitalización:

Se considera la hospitalización de pacientes que tengan dos o más de los siguientes factores de riesgo debido a que pueden tener una mayor probabilidad de complicaciones durante su tratamiento: (TVP bilateral, insuficiencia renal, peso corporal <70 kg, inmovilidad extensa de reciente fecha, insuficiencia cardíaca crónica y cáncer).

2. Anticoagulación:

El uso de anticoagulantes es el tratamiento rutinario de la trombosis venosa profunda. Durante años, el tratamiento estándar ha sido un medicamento denominado heparina, que impide la formación de coágulos. Por lo general, se inicia con un curso breve, menor de una semana, de heparina mientras se comienza al mismo tiempo un curso de 3 a 6 meses con warfarina o un inhibidor de la vitamina K relacionado. Se prefiere el uso de una heparina de bajo peso molecular (HBPM).

3. Trombolisis:

La trombolisis es un procedimiento realizado por radiólogos intervencionistas que generalmente se reserva en casos de un coágulo en la pierna bastante amplio, como en los casos de trombosis iliofemoral extensa.

4. Medias de compresión:

El uso de medias de compresión elásticas deben aplicarse sistemáticamente en el plazo de 1 mes desde el diagnóstico de TVP proximal y se continúa por un mínimo de un año después del diagnóstico. El iniciar el uso de las medias antes de la semana del diagnóstico puede resultar más efectivo.

¿Cuáles son las medidas preventivas de la trombosis venosa profunda?

  • Movilización y ejercicios de miembros inferiores: la inmovilización aumenta 10 veces el riesgo de TVP.
  • En pacientes inmovilizados se recomiendan los ejercicios por la disminución de la venostasis.

• Hidratación: una deficiente hidratación favorece un aumento de hemoconcentración y, por tanto, la viscosidad sanguínea.

• Medias de compresión elástica graduada: reducen la dilatación venosa y favorecen el flujo de retorno. El grado óptimo de presión es de 18 mmHg a nivel del tobillo.

• Compresión neumática intermitente: dispositivos que comprimen la pierna y/o el

  • Detenga lo que esté haciendo y levante las piernas durante el día si las siente hinchadas o pesadas
  • Manténgase en un peso saludable, ya que el sobrepeso favorece la aparición de esta enfermedad
  • Deje de fumar, ya que la nicotina causa daño endotelial
  • Evite estar sentado, de pie o acostado por largos períodos sin mover las piernas y los pies
  • Cuando viaje en automóvil, haga paradas frecuentes para salir y caminar un poco
  • En un viaje largo en tren, avión u ómnibus, levántese y camine siempre que pueda
  • Si no puede ponerse de pie, mueva los dedos de los pies y tense las pantorrillas para hacer que su sangre se mueva, como muestran las imágenes de abajo

como prevenir la trombosis

Referencia bibliográfica:

1. Landaw SA, Bauer KA. Approach to the diagnosis and therapy of deep vein thrombosis. [Internet]. Up To date. Enero 2008. (consultado el 14 de marzo del 2019). Disponible en: http://uptodateonline.com

2. Gabriel Botella F, Labiós Gómez M, Brasó Aznar JV. Trombosis venosa profunda: presente y futuro. Med Clin (Barc). 2000;114:584-96.

3. Prodigy. Deep venous thrombosis. [Internet] Febrero 2001 (consultado el 14 de marzo del 2019) Disponible en: http://cks.library.nhs.uk/deep_vein_thrombosis

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here