Violencia contra la mujer: Un problema aún sin resolver

0
286

La violencia contra la mujer infligida por su pareja o conyugue ha sido a lo largo del tiempo un problema aún sin resolver en la sociedad a pesar de que ahora estos abusos y maltratos en muchos países se este atacando aun existe una larga brecha entre el reconocimiento del problema, los compromisos, las declaraciones, las resoluciones, y la realidad de muchas mujeres ante la agresión.

La violencia por parte de un esposo o compañero a menudo tiene graves consecuencias para la salud física y mental de las mujeres y quizás te sientas identificada o pensarás que este no es tu caso pero !hey¡ puede ser el de tu vecina, prima que sean las víctimas de este tipo de agresiones.

¿Qué se entiende por violencia contra la mujer? 

Se entiende como todo acto de violencia contra la mujer que de como resultado un daño físico, psicológico o sexual. La violencia infligida por la pareja se presenta en todos  los entornos y grupos socioeconómicos, religiosos y culturales por otro lado las mujeres pueden ser también violentas en sus relaciones, por defensa propia y a veces se presentan casos de violencia entre parejas del mismo sexo, siendo así los agresores más comunes en la violencia hacia la mujer su pareja o ex pareja del sexo masculino.

Formas de violencia contra la mujer

La violencia en la pareja es cualquier acto, comportamiento que dañe a la mujer  dentro de una relación íntima las cuales pueden ser las siguientes:

  • Violencia física: Aparecen como golpes con las manos u otros objetos, amenazas con
    armas diversas y suelen tener como consecuencia contusiones,  abofetear, patear y pegar.
  • Violencia sexual: Relaciones sexuales forzadas y otras formas de coacción sexual.
  • Violencia Psicológica: Se dan mediante insultos, denigración, humillación
    constante o intimidación (como al destruir objetos), amenazas de causar daño o de
    llevarse a los hijos.
  • Comportamientos controladores y dominantes: Se da en el caso de aislar a la pareja de sus familiares y amigos, vigilar sus movimientos y restringir su acceso
    a recursos financieros, empleo, educación o atención médica.

¿Cuán común es la violencia por la pareja en el mundo?

La prevalencia de la violencia contra las mujeres es difícil de medir a pesar de ello las encuestas realizadas están muy propagada en el mundo incluso aún hay muchas mujeres que no revelan este tipo de maltrato por vergüenza o temor a represalias. Igualmente la violencia por la pareja afecta tanto a adolescentes como a mujeres de más edad en uniones formales como el matrimonio y en relaciones de pareja informales como las de citas amorosas.

En el Estudio multipaís de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la violencia infligida sobre la mujer:

  • El 13% a 61% señalaron que alguna vez habían sufrido violencia física
    perpetrada por su pareja.
  •  Del 4% a 49% comunicaron que habían sido víctimas de violencia física grave
    infligida por su pareja.
  •  El 6% a 59% indicaron que en algún momento de sus vidas sufrieron
    violencia sexual perpetrada por su pareja.
  •  De 20% a 75% notificaron que, en el transcurso de su vida, habían sufrido uno
    o más actos de maltrato emocional perpetrados por su pareja.

¿Porqué las mujeres no abandonan a una pareja violenta?

La mayoría de las mujeres maltratadas son víctimas pasivas, dado a las amenazas que se hacen contra ellas o de sus seres queridos incluso sus hijos, lleva a que ellas adopten estrategias para poder resguardar la seguridad de estos.

Algunas de las razones por las cuales las mujeres no abandonan a sus esposos o parejas y siguen manteniendo la relación violenta es: Por temor, falta de apoyo económico, baja autoestima , preocupación por los hijos, falta de apoyo de familiares y amigos, por pérdida de la custodia de los hijos asociada con el divorcio y por último amor, y esperanza de que su pareja cambie.

mujeres victimas de violencia

También se puede agregar que según los estudios realizados por  la red mundial independiente de investigación de mercado y encuestas de opinión (WIN)  el 56% manifestó que no se respeta los derechos de la mujer hoy en día, lo cual nos lleva a que,  la mujer no reciba apoyo de leyes ni de instituciones se sienta desprotegida y se mantenga en el ciclo de la violencia o que esta abandone pero siga persistiendo el acaso.

Sin embargo con todas las barreras que se le presenta a la mujer, se ha logrado que muchas pongan fin al maltrato en cambio hay otras que abandonan a sus parejas después de múltiples intentos y de años de violencia. Mayormente el principal motivo de las mujeres para dejar a sus parejas violentas es la gravedad de la violencia y que esta afectando directamente a los hijos.

¿Cuáles son las causas y los factores de riesgo de la violencia?

Para conocer las causas y sus factores de riesgo lo explicaremos desde el modelo ecológico  para explicar la violencia en las relaciones de pareja a través de cuatro modelos individual, relacional, comunitario y social.

1.- Factores individuales

Algunos de los indicadores que hace que el hombre cometa actos de abuso se deben a la juventud, bajo nivel de instrucción, haber sido testigo o víctima de violencia en la niñez, trastorno de personalidad, aceptación de la violencia por parte de su pareja, antecedentes de maltrato por parejas anteriores.  Los factores asociados con una mayor probabilidad de que una mujer sufra violencia por parte de su pareja son: bajo nivel de instrucción, exposición a violencia entre sus padres, haber sido víctima de abuso sexual en la niñez, aceptación de la violencia y exposición anterior a otras formas de maltrato.

2.- Factores relacionales

Los factores asociados con el riesgo tanto de victimización de las mujeres como de agresión por el hombre incluyen los siguientes: conflicto o insatisfacción en la relación, dominio de los varones en la familia (tendencia machista), dificultades económicas, hombre con múltiples compañeras sexuales y disparidad de logros educativos, es decir que la mujer tenga un nivel de instrucción más alto que el de su pareja o esposo.

3.- Factores comunitarios y sociales

En estos factores encontramos las normas sociales de género no equitativas especialmente las que asocian la virilidad con el dominio y la agresión, la pobreza, baja posición social y económica de la mujer, sanciones jurídicas débiles en casos de violencia de pareja dentro del matrimonio, amplia aceptación social de la violencia como una forma de resolver
conflictos, conflicto armado y altos niveles generales de violencia en la sociedad.

¿Cuáles son las consecuencias de la violencia contra la mujer?

La violencia contra las mujeres cuando se da con actos violentos una de las principales consecuencias son el sufrimiento de los hijos, en donde los niños que han sido testigos de actos de violencia o que los han sufrido directamente corren más riesgos de convertirse en
agresores o en víctimas en la edad adulta. Asimismo, es normal que el abuso y el maltrato contra las mujeres y los niños ocurran en los mismos hogares.

  • Lesiones y salud física

El resultado de los daños físico en la mujer pueden ser los más comunes los hematomas y tumefacciones, desgarros y excoriaciones, traumatismos abdominales o torácicos, fractura de huesos o dientes, discapacidad visual o auditiva, traumatismos craneoencefálicos, lesiones por intentos de estrangulación y traumatismos en la espalda y en el cuello.

  • Salud mental y suicidio

Las mujeres agredidas por sus parejas padecen más depresión, ansiedad, fobias, sufrimiento emocional, ideas suicidas e intentos de suicidio. Además también se ven vinculados los siguientes problemas con la violencia contra la mujer que son: abuso de alcohol y de drogas, trastornos de los hábitos alimentarios y del sueño, inactividad física, baja autoestima, trastorno por estrés postraumático, tabaquismo, autoagresión y comportamientos sexuales peligrosos.

  • Salud sexual y reproductiva

La violencia de pareja puede tener numerosas consecuencias negativas para la salud sexual y reproductiva de la mujer, por ejemplo embarazos no planeados y no deseados, abortos y abortos inseguros, infecciones de transmisión sexual, incluida la infección por el VIH, complicaciones del embarazo, enfermedad pélvica inflamatoria, infecciones urinarias y disfunción sexual.

La violencia de pareja puede tener asimismo efectos directos en la salud sexual y reproductiva de la mujer, por ejemplo infecciones de transmisión sexual resultantes de un coito forzado físicamente en el matrimonio, o efectos indirectos, por ejemplo menoscabo de la capacidad de la mujer de negociar con la pareja el uso de anticonceptivos o condones.

  • Violencia durante el embarazo

La violencia contra la mujer de forma sexual puede ocasionar un embarazo no deseado en donde la persona se vea expuesta al maltrato durante el desarrollo de su gestación, incluso de  aborto espontáneo, ingreso tardío en los servicios de atención prenatal, parto prematuros, traumatismo fetal, y bajo peso al nacer o bebés pequeños para la edad de gestación.

Finalmente podemos con esta explicación ver que la violencia contra la mujer es un problema aún latente en nuestra sociedad, presente en todos los estratos sociales, cultura y  religiones, creando graves consecuencias para la mujer siendo la muerte y el suicidio los más relevantes. Del mismo modo el agresor siempre se vestirá de simpatía, encanto, seguridad en donde la manipulación es su mejor carta pero no te engañes, el amor no es sufrir ni mucho menos te violenta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here